Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

lunes, 3 de enero de 2011

Al fresco

Pues así hemos comenzado el año.
Soy fumador, para mi desgracia y he sido exfumador durante dos años, para desgracia de los demás.
Me enveneno los pulmones unas veinte veces al día en circunstancias normales y unas cuarenta si salgo de fiesta.
Soy plenamente consciente de que el tabaco es una auténtica mierda, tóxica y dañina, que como no espabile algún día me llevará a la tumba.
El sexo en exceso también puede llevarme a la tumba, aunque me preocupa menos.
Hasta hace no mucho no me daba miedo fumar, ya se sabe..la arrogancia de la juventud, cuando piensas que esas cosas no te pueden pasar a ti y de repente un día empiezas a enterarte de amigos y familiares de amigos con cancer de pulmón, de garganta y demás mierdas mortales.
Una vez que le ves las orejas al lobo, empiezas a pensar que a lo mejor hay que dejar de fumar.
Tengo claro que hay que ponerle remedio a estas cosas, porque igual que no acostumbras a golpearte el pitito con dos ladrillos, ya que sería una estupidez, necrosarte los pulmones a base de pitillos lo es de igual manera.
Hasta ahí todo bien.
Ahora vamos a hablar de la última lindeza de los de arriba.
En este país tolerante y de estupendo talante democrático, donde una niña de catorce años puede decidir entre ponerse un preservativo o abortar directamente, donde un político corrupto y delincuente pede conceder simpáticas entrevistas en programas de la prensa rosa y donde cualquier animal puede saltarse la orden de alejamiento con total impunidad y rajarle el cuello a su señora, empezamos a ponernos límites.
Y no hablo de condenar a cuatro guardias civiles a indemnizar economicamente a dos etarras culpables de la muerte de dos viajeros en el aeropuerto de barajas no.
Tampoco hablo de no echar a la puta calle a cientos de controladores aéreos por haber secuestrado a miles de viajeros de la forma más canalla.
Hablo de prohibir fumar en cualquier espacio público cerrado.
Vamos a ver:
Me parece estupendo que se quira salvaguardar la salud de los fumadores pasivos, pero creo que esta medida es una auténtica estupidez.
Hace unos años se obligo a miles de hosteleros a realizar reformas en sus establecimientos para delimitar zonas de fumadores y no fumadores. También se dio la opción a los propietarios, de elegir si su bar o restaurante era o no espacio libre de humo.
Yo podía decidir si acudía a un garito de fumadores o de no fumadores, lo que más me apeteciera.
No entiendo porque ahora condenan al ostracismo a los fumadores, como si fuésemos apestados.
En Hawai a lo mejor no importa, pero salirte al fresco a fumar un pitillo en Valladolid, en pleno mes de enero y con siete grados bajo cero es unas risas.
Al margen de la cara de idiota que se te queda, en la puerta del bar, fumando el pitillo como si te estuvieses fumando un basuco.
Ahora si, dentro puedes beber hasta pillarte la cirrosis del siglo, que al gobierno se la suda.
Francamente no se cual puede ser la solución para este asunto...quizás crear clubs para fumadores donde puedas envenenarte a gusto mientras te bebes una birra, rollo "made in england".
De todas formas, la mayoría de la gente que ha presentado esta ley y la ha votado, no pisan mucho por los bares, así que a ellos como si nos la pica un pollo.
Pues nada, voy a tener que comprarme unos gayumbos térmicos y unas orejeras, porque ante todo soy un hombre temeroso de Dios y de las multas de la policía.
Espero que los hosteleros de mi ciudad vayan haciendo acopio de bidones de metal, leña y pastillas para el encendido de barbacoa.
Las calles del centro van a parecer el Bronx.
Me surge una duda: no se si a partir de ahora se ligará más en la puerta, o en el interior de un bar.

5 comentarios:

mirinda dijo...

Que conste que yo no soy fumadora, pero si tienes ocasión, no dejes de leer este pequeño cuento:

"El último fumador" de Yasutaka Tsutsui.

Mi solidaridad ante esta incipiente "Caza de Brujas" con vosotros los fumadores y sobre todo con los hosteleros.

lacantudo dijo...

Se agradece la solidaridad.
Si te soy sincero voy a intentar dejar de fumar one more time, a ver si soy cappáz.
Buscaré el cuento, me molan los japoneses.

mirinda dijo...

Puedes encontrar los dos libros que hay publicados de este autor en español ("Estoy Desnudo" y "Hombres Salmonela en el Planeta Porno" -en el que está "El último fumador"-) en la Biblioteca Pública de Valladolid:

http://rabel.jcyl.es/cgi-bin/abnetopac/O7737/ID51fe9838/NT2?ACC=101

No sé qué habrás leído de literatura japonesa, pero no esperes encontrarte con un Murakami o un Mishima; algunos de los cuentos te descolocan completamente, con otros te partes de risa y otros habría que leerlos fumado para entender algo. Pero cuanto menos es curioso.

lacantudo dijo...

He leido a Mishima y a Endo, pero tranqui que lo voy a leer con la mente abierta.
Lo cierto es que ya no le doy al "aliñado", pero con lo que me gusta reirme, tampoco lo hecho de menos.

lacantudo dijo...

Por cierto...se me ha escapado la h en "echo de menos".
Ayer salí y hoy estoy de RESACA...se me perdona.