Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

lunes, 8 de noviembre de 2010

Una máquina perfecta.

Por los cojones una máquina perfecta.
Es uno de los tópicos más habituales y que todo el mundo lleva siempre en la boca: "el cuerpo humano es una máquina perfecta".
Yo me miro al espejo y me da la risa.
Vamos a ver, un metro sesenta y cinco escaso, setenta y nueve kilos (eso ahora, porque esta máquina perfecta alcanzó la asombrosa cifra de noventa y siete kilazos) repartidos al tun tun, porque no tengo culo, ni muslos, pero sin embargo luzco unos hermosos asideros laterales, con efecto salvavidas y tengo unos pectorales de bailarina de barra americana que levantan pasiones entre mis amigos más guarretes.
Cuando voy a comprarme unos vaqueros, con lo que sobra de arreglarme los bajos la del cosetodo, me hace una chupa y un sombrero a juego.
Para leer las señales de tráfico me tengo que asomar por encima del manillar de la vespita y la mayoría de las veces tienen que llamarme dos veces, porque a la primera no lo suelo oír.
Mi estómago ha evolucionado de tal forma que solo contempla dos tipos de procesos digestivos, a saber: con alcohol y sin alcohol.
En caso de haber ingerido la más mínima dosis de alcohol, no quisierais ni imaginar lo que sale de mi y cuando no he ingerido ni una gota, es como ir a una tombola de pueblo, que o no te toca nada, o te toca un muñeco horroroso.
Si se me cae una moneda y me agacho pueden suceder varias cosas, por supuesto ninguna buena, lo más normal es que me crujan las rodillas con un estruendo tal, que en ocasiones ha venido la policía municipal a medir decibelios. Hay veces en que me agacho y recojo la moneda sin crujido de rodillas, ahí es cuando la espalda decide que se está muy agustito en esa posición y que para qué volver a caminar erguido.
Suelo llegar a casa caminando como un gorilita, con el cuerpo doblado, el andar torpe y balanceando los brazos de una lado a otro buscando mantener el equilibrio.
Una vez hice un abdominal, que ataque de risa, entre dos enfermeros bastante cachas me trasladaron al hospital completamente contracturado y tratando de explicar de la mejor de las maneras que no estaba tratando de autofelarme, que era un deportista.
El otro día eché un pulso con mi sobrino y casi me rompe la muñeca...tiene diez años.
La barba me crece como se le pone, de tal manera que entre otras peculiaridades, tengo medio bigote blanco y medio bigote rubio, absolutamente simétrico.
Debajo del ojo derecho tengo una mancha que en cuanto recibe algo de sol se torna de color rosa intenso.
Y no hablemos del tamaño de mi pene, es absolutamente desproporcionado (no crean que es cómodo,dada la longitud de mis piernas) al menos si la inmobiliaria se va a pique y el grupo de teatro decide dejar de pagarme la logopeda, se que podré ganarme la vida dignamente en el mundo del cine o en una barraca de feria.
Los pies han decidido dejar de hablarse y ni tan siquiera se miran, por eso al andar desgasto los zapatos por el exterior.
Si entramos en terreno sicológico ya es de "apaga y vámonos": tengo ansiedad crónica, claustrofobia, agorafobia, personalidad múltiple....y aunque no venga al caso, aerofagia.
El cuerpo humano es una máquina perfecta.
No se que publicista le hizo la campaña a Dios, pero seguro que era Argentino.
Al margen de todo la anterior, les aseguro que soy un tipo terriblemente atractivo y entre otras virtudes, el señor decidió obsequiarme con el don de la palabra, aunque al muy cachondo se le olvidó dotarme de la capacidad para pronunciar correctamente las erres y las eses.
No se hagan ilusiones, señoras, señoritas y caballeros dispersos, mi última pareja era una mujer psicológicamente sana y físicamente proporcionada.
Creo que he sido su penitencia particular y se quiere ganar el billete al paraíso a mi costa.
De todas maneras, cuando alguien vuelva a decirme que el cuerpo humano es una máquina perfecta, le voy a meter un cabezazo en los dientes.

4 comentarios:

mirinda dijo...

Para la aerofagia puedo recomendarte un jarabe, Enterosilicona (tranquilo, que a pesar del nombre no salen más tetas)y para todo lo demás Masterc...digo, sentido del humor, que eso funciona siempre.
Madre mía, cuánto daño le han hecho a nuestra generación el Photoshop y el anuncio de la tía que buscaba a Jacq's...

lacantudo dijo...

Tomo nota, pero que quede claro que esto es un post de humor...soy lo más parecido a John Von Jovi que te pueden dar por 200€

mirinda dijo...

Pues entonces te puedes dar con un canto en los dientes; porque para sentido del humor, ver todos los días en el espejo ,al levantarse, a la hermana fea (si es que eso es posible) de la novia del portero de "Aquí no hay quien viva"...(espero que Malena Alterio no sea lectora de este blog).
Menos mal que sin gafas una no ve na...

lacantudo dijo...

Jesús...como está el patio.
Decidido...este será el blog oficial de los modelos españoles.