Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

lunes, 22 de noviembre de 2010

Ana Marquina.



Managua once de abril de dos mil tres


Muy señores míos:

Me llamo Ana Marquina y tengo trece años.
Desde los once, estoy viviendo en un lugar maravilloso, con otras chicas de mi edad.
Aquí me han ayudado mucho, ya que cuando llegué, no era capaz de relacionarme con otros muchachos y muchachas, solo quería morirme y encima hasta eso no me salía demasiado bien.
Intenté quitarme la vida en tres ocasiones, la primera arrojándome al paso de un auto de esos grandes, americano, con nombre de presidente antiguo.
Para mi desgracia entonces, el piloto era formidable, y pudo esquivar con soltura mi pequeño cuerpo lleno de moratones.
Desde el suelo vi como se alejaba, enojado, blasfemando en no se cuantos idiomas.
Me levanté y tras sacudirme el polvo del camino, volví a mi casa.
Allí papa se puso furioso porque regresé sucia y a él nunca le gustaron las niñas sucias, por lo que esa tarde me azotó bien fuerte con la correa.
Mientras me dio esa tremenda golpiza, yo imaginaba como hubiese sido sentir el peso de aquel enorme auto sobre mí.
Quizás hubiese sido una muerte rápida, aunque bien pensado puede que me hubiera dejado lisiada, o vegetal.
Entonces no habría podido volver a intentarlo.
La segunda intentona la copie de una película que vi una vez al colarme en un autocine de la ciudad.
También era americana, como aquel auto grande.
No se que tienen los americanos con la muerte, son unos expertos, siempre saben como matar o como matarse de la mejor manera, de la más efectiva, de la más rápida.
El protagonista se introdujo en la bañera y cuando estaba relajadito, dejó caer dentro un secador de pelo conectado a la red eléctrica.
Se frió en el acto.
Mientras caminaba hacia mi casa pensé en como hacerlo.
No tenemos bañera en casa, nos bañamos en un balde enorme que papá hizo traer de una taberna.
Tenemos que acarrear muchos cubos de agua cada vez que nos lavamos y solo se entra de pies.
Tampoco tenemos secador de pelo, lo único eléctrico que hay en la casa es la heladera y de ninguna manera entra en el balde.
Aún así lo intenté, pero fue un fracaso estrepitoso, ya que el cable no alcanzó y ahí estaba yo, desnuda y mojada como una gallinita, con el balde junto a la heladera desconectada.
Así me encontró papa y el muy golfo aprovechó la ocasión para forzarme.
Todavía recuerdo con exactitud el olor a alcohol y el roce de su barba sucia y hedionda.
Mi último intento fue justo antes de venir aquí, al Albergue.
Durante semanas fui preparando un plan minucioso que no podría fallar.
Era muy sencillo, tan sencillo que no se como no lo pensé antes.
Consistía simplemente en plantarme delante de mi papá cuando estuviera muy borracho y escupirle en la cara todo mi odio y mi desprecio.
Elegí con esmero cada una de las palabras, estudié cada uno de los gestos y esperé la ocasión adecuada.
No tardó en llegar el momento oportuno, porque mi papá siempre fue un borracho y un mal hombre, que antepuso el alcohol a la familia y dejó que mamá se marchara lejos harta de una vida miserable al lado de un hombre miserable.
Me puse reguapa, con mi vestido de la Eucaristía, un vestido blanco con mucho vuelo que me hizo mamá antes de fugarse con aquel señor del flequillo rubio.
Me trencé el pelo y me puse la medallita de oro que me dejo la abuela al morir y que no me pongo nunca porque si la viera papá me la quitaría para cambiarla por botellas.
Llegó a casa prácticamente arrastrándose y me planté ante él.
Estaba segura de que me mataría a palos, pero tampoco funcionó.
Le grité, deje salir todo el odio acumulado durante años.
Le dije que era un desgraciado, un poco hombre, un miserable que solo se pone macho con niñas indefensas, porque no es capaz de conseguir una mujer de verdad para que lo ame.
Le escupí en el rostro e incluso lo abofeteé.
El muy asqueroso solo me miraba fijamente, con los ojos turbios y la baba cayéndole de la boca lentamente, hasta quedar en su chompa sucia.
-Ahora si me mata-, pensé, pero entonces sucedió lo que jamás imaginé que sucedería.
De repente dio un paso hacia atrás y se agarro con fuerza el brazo izquierdo.
Comenzó a respirar muy fuerte, como un chancho cuando lo meten el cuchillo en el cuello.
Al mal nacido le dio un infarto y se murió ahí mismo, delante de mí, y no fue justo, porque la que se quería morir era yo.
Hasta en eso lo hizo mal, el borracho de mi papá.
Estuve varios días deambulando por las calles, sin comida, sin nadie con quien poder estar.
Me vendí en alguna ocasión a los hombres de la taberna y hacia con ellos lo que hacia con papá, mientras pensaba en otro plan para irme al cielo con la abuelita, a preparar pollo asado y a jugar con otros niños que vivieran en el paraíso del que nos hablaba tan bien el padrecito de la parroquia.
Pero ya no hizo falta, porque un día que llovía mucho y me estaba empapando el vestido blanco de la Eucaristía se me acercó una mujer y me pregunto muchas cosas y me cogió de la mano y me trajo aquí, y entonces ya no me quise morir.
Estoy segura de que la abuelita me mira desde las nubes y me esperará paciente al día en que me muera de viejita o de una enfermedad.
Y eso es lo que les quería contar, que ahora empiezo a vivir, y pienso que a lo mejor fue mi abuelita la que desvió aquel auto, la que arrancó el enchufe de la heladera y la que detuvo el corazón de mi papá.
También pudo ser mi abuelita, la que guió a esa mujer hasta mí, porque para hacer lo que ha hecho conmigo, tiene que recibir las órdenes del cielo.
Les dejo, porque me llaman para ir a las clases.
Siempre de ustedes.

Ana.

12 comentarios:

mirinda dijo...

ENHORABUENA por el premio y felicidades por tu versatilidad!

lacantudo dijo...

Muchas gracias, lo cierto es que motiva mucho para seguir escribiendo, y para tratar de depurar un poco el estilo, porque sigo entrando como un elefante en una cacharrería cada vez que enciendo el ordenador.

lacantudo dijo...

Por cierto, el poner en el encabezamiento lo del premio, era una condición de las bases del concurso, que obliga a señalarlo siempre que se publique en cualquier sitio.
No trataba de pavonearme ni nada de eso, puesto que no me considero para nada un buen escritor, sino un tipo que cuenta cosas y a veces gusta lo que digo.
Muchas veces soy patético.

mirinda dijo...

Lo importante es que cuando uno se siente delante del ordenador salga algo, lo de depurar el estilo supongo que es cuestión de tiempo y de reescribir mucho.
En cuanto a lo de alardear sobre el premio, es cierto que al leer el título la primera sensación que se tiene es esa; pero a poco que se hayan seguido algunos de los post del blog, es bastante complicado pensar que una persona que es capaz de decir (refiriéndose a su mujer) algo tan bonito como "me casé con ella el día que la conocí" o que es capaz de "perder" un verano haciendo feliz a la gente por los pueblos de Castilla, sea una persona presuntuosa. Aunque en el fondo creo que siempre que se hace algo, ya sea escribir, dibujar o como quiera que uno se exprese, aunque sea inconscientemente, todos somos un poco vanidosos y en cierto modo buscamos el reconocimiento de los demás.
Joder parece que me haya tragado un libro de Kierkegaard!!
Mañana lo primero que hago es comprarme el Lecturas para que se me pase!!!

lacantudo dijo...

Para evitar dar esa sensación, voy a cambiar el enunciado y lo pondré al final, así no parece lo que no es.
De todas formas te agradezco mucho lo que has escrito sobre mi, de verdad.
Me gustaria corresponder pagandote la subscripcion al Lecturas o incluso algo mucho mejor, un billete a telecinco para asistir en primera fila a una edición de "salvame de luxe"

SI CON ESO NO TE PURGAS DE kIERKEGAARD!!!!!!!!!!

mirinda dijo...

Si a ti te da igual, yo casi prefiero la subscripción porque lo del "Sálvame" lo tengo medio apalabrado con un colega de un colega que trabaja en Telecinco. Sólo estamos esperando a que se vuelva a producir la conjunción planetaria que consiga volver a unir a Karmele Marchante (también conocida como "Aborto de Mona") y a Jaime Ostos ("también conocido como "asesino de toros")en el mismo espacio-tiempo.

Anónimo dijo...

Aprovecho para pasaros este link, soy una pesada con las firmitas, lo sé, pero son un granito de arena que ayuda de verás: http://www.es.amnesty.org/actua/acciones/nicaragua-abusos-sexuales-ninas/ ...

lacantudo dijo...

Coño Bego!!
No eres pesada mujer, hay que provcar a la gente para que actue, asi que si por medio de este blog, se consigue algo pues mejor.
Besos chata.

Anónimo dijo...

joyce empezo con sus relatos en dubliners para acabar con el ulises. Veo aqui la misma trayectoria. Solo espero que no acabe haciendo cosas tipo finnegans wake je je. O peor aún dando un toque pirao a las obras de popopo de Samuel Beckett. Enhorabuena
erin go bragh

lacantudo dijo...

Joder anónimo...ya solo me faltaba hablar gaélico.
Me parece bien, porque según ZP cuanto más plurales más españoles asi que ala...a escribir en gaélico, en lapón y en élfico, que mola mucho.
En cuanto a lo de Joyce...que quieres que te diga...cada uno somos conscientes de nuestras limitaciones, yo me veo una progresión más a lo "manolo kabeza bolo" pero bueno, ya se verá.

encarni castro dijo...

Ahora comprendo todo, la envidia de los otros, el premio, la ilusión por seguir avanzando y mi admiración por ti. Es una maravilla de historia, que podría haber sido escrita esta misma mañana como si ya entonces supieras lo que ahora dominas, porque está muy bien desarrollada, muy madura en la composición y la técnica.

Besos.

lacantudo dijo...

Gracias Encarni. Lo cierto es que estoy muy orgulloso de este relato y ganara o no el premio al que lo presenté, lo habría incluido en una posible antología de mis textos pues creo que tiene cierto encanto y que la historia que describe, tristemente podía estar basada en hechos reales y hay que denunciar estos hechos y sensibilizar a los lectores sobre lo que le sucede a diario a muchas niñas en Nicaragua. No creo ser digno de admiración pero lo agradezco porque sé que esa admiración nace del amor que sientes por mi, tan intenso y pleno como el que siento yo por ti.