Entrada destacada

El poema definitivo.

Se levantó de la cama con sigilo y saliendo del dormitorio, encendió un pitillo con el mechero de gasolina. Se deleitó con la primera cal...

Mi primer retoño

Mi primer retoño
Este fue el primero de lo que espero sea una familia numerosa

lunes, 9 de agosto de 2010

Adiós al Olvidadero

Hace más de tres años que conocí un pequeño bar de Valladolid, llamado Olvidadero.
Quizás lo primero que me sedujo de él, fue su nombre, un nombre que evocaba tabernas portuarias en países grises y peligrosos, o en galaxias muy muy lejanas.
El bar en cuestión, eran cincuenta metros escasos repletos de gente y cervezas, de humo y de buena música, de momentos especiales.
Ese bar, contemplo el ocaso de una relación y el nacimiento de un gran amor.
Detrás de la barra, una manada de bandidos entrañables, con la cabeza llena de sueños y los ojos enrojecidos por el cansancio y las efluvios de vaya usted a saber que.
Durante mucho tiempo, fue mi bar, tan mio como de Curi o de Ferni.
Recuerdo que al poco de empezar a ir por allí, organizaron una peña para las fiestas de Valladolid, y sin conocer practicamente a nadie, nos apuntamos Laura y yo.
Aún me huelen los brazos al merengue de la guerra de tartas y aún huele el roncón de mi gaita, al humo de los cigarros aliñados que más de uno se fumo con el, como si de una pipa de la paz, labrada y musical se tratara.
Contaba "el olvi" con una amplia carta de cervezas nacionales e internacionales y una a una fueron pasando el examen cada fin de semana.
Cuantas horas leyendo "el jueves" en la barra o de cháchara con el amigo Curi, esperando a que el impresentable de Chuchi llegara con cualquier excusa sobre aparcamientos, tráficos y zonas azules.
Cuantos ratos buenos, cuantos abrazos y cuantos besos.
En una ciudad como la nuestra, donde ser diferente es un crimen, la gente del Olvidadero transgredió, rompió, y se atrevió con todo...con dos cojones.
Era de chiste ver como en el pequeño local, se organizaban conciertos, monólogos, sesiones de Dj¨s, comidas brasileñas...
Desde luego es siempre triste despedir a un amigo y en este caso lo es más, porque le estoy diciendo adiós a una parte de mi vida.
Se que el amigo Curi, con ese afán suyo por revolvernos la conciencia y las entrañas, perpetrará desde "La flor que me encontré" o desde cualquier otro lugar, un nuevo espacio para que los amigos y los enemigos nos encontremos y echemos un pulso con la mirada.
Un sitio donde pueda dar rienda suelta a esa maraña de ideas absurdas y maravillosas que le bullen en el cerebro.
Allí estaré yo, para hacer fuerza junto a él y tratar de derribar los pilares de una ciudad tan pretenciosa como timorata y crear de esa hecatombe un nuevo orden, donde los hombre de bien, podamos tomarnos un Cutty Shark con cocacola light sin cafeína, o un "sol y sombra", o lo que nos salga.
Vivirás en el recuerdo de muchos, que es la mejor de las muertes.

domingo, 1 de agosto de 2010

Lo que se quedó por el camino


Estos dos señores, tienen que estar descojonaditos de la risa allá en la otra vida.
La que liaron la noche que decidieron poner en marcha su famoso manifiesto.
Supongo que lo de socialismo utópico es un nombre más que acertado para aquello que les bullía en la mollera, ya que toda la buena intención de sus proclamas se daba de morros con la condición humana, que únicamente entiende de llenar el buche y perpetuar el genoma.
Sea cual sea tu educación y tu esfera social, si con veinte años no eres socialista al menos en espíritu, es que algo no funciona bien dentro de ti. Luego ya, con la edad puedes derivar a otras tendencias ideológicas, en función de las propiedades que hayas ido adquiriendo con los años.
No nos engañemos, la justicia social solo nos interesa cuando no tenemos y queremos que lo que hay se reparta entre todos...en el momento en el que hay que meter lo nuestro en el lote a repartir, ya vamos mirando para otro lado.
Y eso a nosotros, que somos ciudadanos de a pie, si entramos en el mundillo de los políticos flipas.
Tenemos un presidente socialista (permitanme ustedes que pare un momentin, para despollarme) que ha tratado de convencernos de que repartir el erario público entre la banca, recortar en medidas sociales y destruir empleo es algo que viene desde el siglo diecinueve, cuando dos soñadores se unieron en pos de los derechos de los trabajadores.
No se en que parte del camino se ha quedado la justicia social y el ideal socialista.
Lo bueno es que no tenemos que preocuparnos, porque gracias a Dios, la alternativa política que se presenta en España y que supuestamente es la derecha, tampoco respeta sus fundamentos (menos mal, ya no hay sitio para más fosas en las cunetas castellanas) y se aplica únicamente al ideal político que rige hoy en todas partes, que no es otro que forrarse el lomo a costa del ciudadano y salir luego corriendo, o montar una fundación donde soltar chorradas, o matarse a abdominales o ir a visitar al talego a los compañeros de partido.
Que movida.
No se hasta donde vamos a llegar, porque no nos engañemos, la solución por mucho que nos digan con anuncios chorras, no está en arrimar el hombro entre todos, nosotros ya arrimamos el hombro, el muslo y los cojones.
La solución puede que pase por que esta panda de impresentables trate de recuperar el espíritu de aquellos pensadores, de aquellos soñadores que un día imaginaron un mundo mejor.
A ver si los Zapateros y los Rajoys de turno se ponen las pilas de una puta vez y empiezan a buscar soluciones que no pasen por amasar fortunas personales.
Ala...que agustito me he quedado.